Mantenimiento y cuidados
Evita averías en el motor, no lo revoluciones en frío
Pocos conductores saben que uno de los malos hábitos que puede acortar la vida o funcionamiento del motor de su vehículo es revolucionarlo en frío, de este modo, si queremos ser mas cuidadosos debemos prestar mucha atención a las temperaturas que maneja nuestro auto.
Conozca los malos hábitos que desgastan su motor, Automotriz

Te preguntarás por qué esta práctica resulta tan elemental para el buen funcionamiento del motor, para responder esta pregunta es importante tener en cuenta que los materiales con los que está fabricado el motor se contraen y se dilatan con la temperatura, por eso, debemos ser cuidadosos en la medida de lo posible que los componentes de nuestro motor alcancen dichas temperaturas gradualmente, pues si esto no se hace y el cambio de temperatura resulta ser muy brusco, se corre el riesgo de que algunas partes se fracturen o se dañen.

Los materiales con los que está fabricado nuestro motor, se contraen y se dilatan con la temperatura,  Automotriz

Sin embargo, existe una razón aún más importante para no revolucionar en exceso el motor en frío. Para esto, debemos saber que la buena lubricación es necesaria para que se minimice el desgaste, por lo que "esa lubricación depende directamente de la viscosidad del aceite utilizado, y esa viscosidad varía en función de la temperatura. Un motor que trabaja a un régimen alto no tiene por qué sufrir daños, pero necesita una lubricación excelente para funcionar correctamente, y si no dejamos tiempo suficiente para que el lubricante de nuestro motor alcance una temperatura adecuada, y reduzca su viscosidad, no podrá ejercer su función correctamente, y el estrés y desgaste de los componentes será mayor".

En definitiva, debemos ser muy cuidadosos y evitar llevar el motor de nuestro coche a un régimen muy alto durante los primeros minutos, sin embargo, resulta muy difícil saber cuál es el momento adecuado para hacerlo, pues la temperatura depende de factores como el clima exterior y la conducción que practiquemos los primeros instantes.  Por esto es mejor ser cuidados que pecar de atrevidos y revolucionar el motor antes de tiempo.