Estudiar
La maestra en música que enseña matemáticas con recetas
Enseñando a hacer milhojas y otros postres, Eugenia Cheng hace de los procesos y casos matemáticos complejos, experiencias sencillas aplicadas a la cotidianidad. Su objetivo es cambiar los métodos de educación.
enseñar matemáticas de forma divertida, Educación

Eugenia Cheng sabe de música, ama las matemáticas y las enseña mediante clases de culinaria, con lo que demuestra que el conocimiento tiene mil y un formas de trasmitirse y aprenderse. Cheng, nacida en Gran Bretaña, es pianista, matemática, amante de la cocina y profesora universitaria. Su meta es cambiar los métodos de aprendizaje y quitar la idea de terror que muchos tienen sobre los números.

La Escuela del Instituto de Arte, en Chicago, es el lugar en donde imparte sus clases. En una de éstas se escucha: "Hornearemos a Pi", refiriéndose a "Pi" como un pie, que equivale a un número irracional más importante en las medidas matemáticas. Para los postres de milhojas comienza: "El proceso se repite unas 6 veces o 7 veces, hasta que se obtienen más de 1.000 capas. Cuando multiplicas algo por tres repetidas veces, el número crece muy rápido". Incluso, responde a una de las incógnitas de muchos en un cumpleaños: cómo repartir correctamente una torta.

aprender matemáticas de forma divertida, Educación

Fotografía tomada de saic.edu 

En entrevista con BBC Mundo cuenta por qué hablar en un "idioma de comida" es atractivo. "Me di cuenta de que cuando estas historias giraban en torno a la comida los estudiantes se despabilaban", contó Cheng. Este método, según ella, permite desarrollar memorización, evaluación constante y asociación de habilidades específicas según la edad, cambio que deberían acoger los métodos de aprendizaje.

Uno de los consejos que Eugenia Cheng promulga es que durante el periodo de aprendizaje a los niños hay que dejarlos que aprendan a crear y descubrir por sí solos. Cree también que es cuestión de un cambio de actitud, y lo compara con la costumbre popularizada actualmente de asistir al gimnasio, y por ello cree que es posible crear una cultura generalizada de aprecio a las matemáticas. "Cuando era joven, nadie iba al gimnasio. Hoy eso es algo normal o al menos la gente piensa que debería ir", anota.

Fuente: BBC Mundo