Ocio
Un lugar místico en el océano pacífico conserva a una especie que se creía extinta
Ubicada en el sur del Océano Pacífico, la Pirámide Ball, un islote que antes fue un volcán y que forma parte del antiguo continente sumergido Zealandia, es el hogar de una especie de insecto que se creía había desaparecido hace muchos años.
El misterio de La Pirámide de Ball, Turismo

Fue en el año 1778 cuando un almirante naval británico fue el primero en avistar este viejo volcán con forma de pirámide, el cual fue bautizado como 'La Pirámide de Ball' llevando el nombre de su descubridor. Esta isla lleva flotando ahí cerca de unos 7 millones de años y mide 562m de altura, posee un pico extremadamente angosto, el cual se cuela entre las nubes.

A simple vista parece una simple roca en medio del océano, completamente desierta, Pero Ball tiene un secreto.

Cerca de allí, a unos 22km se encuentra la Isla de Lord Howe, donde solía haber unos insectos enormes que eran conocidos como "langostas de árbol". Estos insectos podían llegar a medir más de 12cm, siendo los más grandes del mundo. Los pescadores los utilizaban como carnada, sin embargo, en 1918 un barco británico de carga tuvo que ser evacuado y sus pobladores permanecieron 9 días en la isla mientras se reparaba el buque. Con ellos, ratas negras se introdujeron a la isla, encontrando un banquete: enormes y jugosos insectos. Las ratas se convirtieron en la especie dominante de la isla y 2 años después habían erradicado de la faz del planeta a estos insectos arbóreos Dryococelus australis. O eso era lo que se pensaba.

No fue hasta 40 años después que se inició el rumor de que estos insectos podrían seguir vivos en la Pirámide de Ball, luego de que unos exploradores dijeron haber encontrado unos cadáveres frescos alrededor de unas rocas.

El misterio de La Pirámide de Ball, Turismo

Ya en el año 2001, dos científicos australianos, David Priddel y Nicholas Carlile, se aventuraron a realizar una expedición en la isla, sin embargo, no encontraron nada más que brotes de vegetación y algunos grillos. Pero ya cuando iban bajando alrededor de un arbusto de melaleuca, encontraron el popó de un insecto. Excremento que hacía pensar en un insecto de buen tamaño.

"La única forma de averiguar era subir en la noche con luces y cámaras. Efectivamente, en la noche encontraron dos enormes y brillantes langostas de árbol a un lado del arbusto. Aparecieron más, 24 en total. No se habían visto estos insectos --también llamados "salchichas ambulantes"-- en más de 70 años."

Hasta el momento se desconoce por completo la forma en cómo estos insectos llegaron hasta La Pirámide de Ball, atravesando 22km de mar sin poder volar. Se cree que posiblemente fueron transportados por pájaros.

Después de encontrar los insectos, los científicos iniciaron un proyecto para criarlos en cautiverio, actualmente se tiene un plan para reintroducirlos a la Isla de Lord Howe.

Como parte del plan se realizó este video en que se muestra el nacimiento de un insecto bebé.

Fuente: pijamasurf.com