Salud y bienestar
Lo que no deberías decirle a un doliente en su luto

Al momento de brindarle consuelo a personas allegadas durante un momento de luto no hay un listado de palabras o frases precisas. Sin embargo sí se pueden evitar comentarios incómodos.

que no debes decirle a un doliente, Salud y bienestar

No existe un manual para expresarle palabras de alivio y fortaleza a quien acaba de perder a un ser querido, pero sí existen recomendaciones de expertos psicólogos para que esos momentos de charlas emotivas no sean tan incómodos y en las que el sentimiento del doliente sea lo más importante.

Es importante que, ante todo, quien va a consolar al doliente reconozca el rol que desempeña, que es el de acompañante. De allí se pueden sostener conversaciones centradas en quien lleva el luto y evitar decir la frase "sé cómo te sientes"; de hecho la periodista norteamericana Celeste Headlee narró en un texto de opinión cómo entendió que este tipo de diálogos en los que se victimiza a una persona que sufre la muerte de un ser allegado o en los que el protagonista es quien quiere consolarla son contraproducentes.

El relato de Headlee dice: 

 Una buena amiga mía perdió a su padre hace algunos años. La encontré sentada sola afuera de nuestro lugar de trabajo,          con la mirada perdida en el horizonte. Estaba muy perturbada y yo no sabía qué decirle. [...]

Así que empecé a hablar de cómo crecí sin un padre. Le dije que mi papá se había ahogado en un submarino cuando yo tenía solo 9 meses y siempre había lamentado su muerte aunque nunca lo conocí. Quería que supiera que no estaba sola, que yo había pasado por algo similar y podía entender cómo se sentía ella. 

Pero luego de haber relatado esta historia, mi amiga se quebró y dijo: "Okay, Celeste, ganaste. Nunca tuviste un padre y yo al menos pude pasar 30 años con el mío. Lo tuyo fue peor. Imagino que no me debo sentir tan triste porque mi papá acaba de morir". 

Yo estaba pasmada y mortificada. "No, no, no", dije, "eso no es lo que quise decir. Solo me refería a que se cómo te sientes".

Y ella me respondió: "No, Celeste, no lo sabes. No tienes idea de cómo me siento".

lo que no debes decirle a un doliente, Salud y bienestar

La periodista incluyó en su narración la explicación del sociólogo estadounidense Charles Derber, que indica que ese tipo de comentarios son, en sus términos, narcisismos conversacionales. Dicho en otras palabras, muchas veces nuestra idea de ánimo se queda en ponernos a nosotros como ejemplo, basarnos en nuestras experiencias u otorgándonos una posición que no es conveniente en ese tipo de situaciones. 

Quienes están pasando por un duelo requieren antes que nada de una escucha activa y eso significa que quien lo está acompañando o brindándole apoyo emocional debe entender y responder en sintonía. En la anécdota que comparte Headlee, explica cómo según el sociólogo Derber hay dos clases de respuesta en las conversaciones: una respuesta de cambio y una de apoyo. La primera cambia la atención hacia ti mismo y la segunda apoya el comentario de la otra persona. Un ejemplo:

Respuesta de cambio:

-Karen: Necesito zapatos nuevos.

-Marcos: Yo también. Estas cosas se están rompiendo.

Respuesta de apoyo:

-Karen: Necesito zapatos nuevos.

-Marcos: ¿Sí? ¿En cuáles estás pensando?

La periodista concluye con una reflexión que merece la atención en estos casos, y apunta: "Me tomó años darme cuenta de que era mucho mejor en el juego de captura de lo que era en su equivalente conversacional. Ahora trato de ser más consciente de mis instintos de compartir historias y hablar sobre mí misma".

Fuente: Psyciencia.com