Salud y bienestar
Consejos para que no desistas de la rutina de ejercicio en los primeros días

Si en tu lista de propósitos está comenzar una rutina de actividad física te damos algunos tips que te motivarán para continuar y perseverar. ¡Sí se puede!

consejos para no abandonar el gimnasio, Salud y bienestar

Año tras año nos trazamos la meta de comenzar una rutina de ejercicio para mejorar nuestro estado físico, pero dado el bajo acondicionamiento físico con el que iniciamos es posible que los primeros días nuestro cuerpo sienta el cambio y nos duela hasta caminar, por lo que terminamos desistiendo de la vida activa.

En estos casos la fuerza de voluntad no funciona mucho y es cuando debes darle un empujón a tus ganas de seguir con las rutinas de ejercicio. La autoestima es lo primero que debemos motivar. Piensa cada día en la meta que quieres lograr y empieza a ser consciente de que los logros no llegan de un día para el otro, sino con disciplina. Al cabo de un tiempo verás los resultados que te harán sentir orgulloso.

Toma nota de los siguientes consejos que te estimularán y harán más fácil regresar al gimnasio todos los días.

Prepara tu mente: La música definitivamente moldea las emociones. En este caso te servirá para activarte y entrar en "modo ejercicio". Puedes crear una lista de reproducción especial con un género musical que recargue de energía y escucharla unos minutos antes de la hora de entrenamiento.

Comparte tus metas: Invitar a tus amigos, tu pareja o tus hermanos a que te acompañen al gimnasio hará que cada jornada de ejercicio sea más divertida. Además ese acompañante te incentivará a no desistir del ejercicio.

Las escaleras se suben escalón por escalón: Lograr un cuerpo escultural toma tiempo. Debes ponerte logros alcanzables y en tiempo prudentes según tus capacidades y condición física. Recuerda que, como dice el dicho, "Roma no se hizo en un día".

tips para no abandonar el gimnasio, Salud y bienestar

Eres el primer admirador de ti mismo: Celebra tus triunfos, todos los días vas a estar más cerca de la meta, así que no te preocupes por lo que no logras y céntrate en lo que has conseguido con tu disciplina física. Puedes automotivarte con pequeñas acciones como dormir quince minutos más, comprarte esa camisa que te gustó, comer un trozo de chocolate y otros detalles contigo.

Domina tu voluntad: Una medida para hacerlo es empezando por el bolsillo. Alarga tu suscripción al gimnasio con el fin de no abandonarlo tan pronto; de paso crearás el hábito de hacer ejercicio y se te facilitará continuar durante el primer mes.

Los entrenadores son los aliados: No sólo te guiarán en las rutinas de ejercicio, sino te pueden ayudar a llevar una nutrición adecuada, consejos de vida saludable, rutinas caseras y otros consejos útiles en tu etapa de inicio con el ejercicio.

Únete al club: Conoce y relaciónate con personas expertas en el ejercicio y la vida fitness, te permitirá tener otra visión del ejercicio distinta a la de esfuerzo y sacrificio. Incluso, puedes buscar otros espacios para socializar con este nuevo círculo de amigos.