Salud y bienestar
Tus emociones hablan sobre lo que comes
La dieta que llevamos nos puede decir la razón por la que frecuentemente estamos estresados, cansados, irritables o de mal humor. 
La comida y las emociones, Salud y bienestar

La alimentación es un factor clave para nuestra salud y bienestar tanto físico como emocional. Lo que comemos y bebemos es determinante para hacer que muchas veces nos sintamos con nuestro un estado de ánimo bajo o irritables. Así lo aseguró James Vallejo Quintero, especialista en medicina deportiva, metabolismo y nutrición del American College of Sports Medicine (ACSM) y del Instituto Superior de Ciencias Morales de La Habana. 

Los distintos grupos de alimentos (constructores, energéticos y reguladores) aportan las enzimas necesarias al organismo para un correcto funcionamiento biológico, es decir para producir la cantidad suficiente de sustancias químicas, como las que regulan las emociones. El especialista en nutrición afirma que "lo emotivo está directamente relacionado con las hormonas y todo esto depende de lo que consumimos, sobre todo del azúcar, que altera nuestras funciones emocionales".

De acuerdo con lo anterior, para tener con una buena salud emocional es importante el consumo de alimentos protectores, como carnes, lácteos, huevos, verduras, frutas, legumbres y aceites vegetales.

La comida incide en la emociones, Salud y bienestar

Te damos una pequeña lista de tips que puedes tener en cuenta para controlar tu mal humor con el consumo de algunos alimentos:

- No consumir azúcar puede hacer que te sientas irritable: Si bien hay que mesurar el consumo de este alimento, la restricción absoluta no es recomendable. La principal fuente de energía que necesita en cerebro para funcionar es la glucosa que se puede consumir tanto en frutas como en harinas. 

¿Qué puedo hacer? No saltes las comidas del día, sobre todo el desayuno que es la más importante. También debes comer golosinas como frutas, frutos secos o chocolates.

-Forzar el sistema digestivo con una mala ingesta de alimentos:  Si comes grandes cantidades de comida tu organismo tendrá que hacer un esfuerzo extra para digerir todos los alimentos y no llegará suficiente energía al cerebro.

¿La solución?  Elije alimentos de fácil digestión y en cantidades adecuadas. Ten en cuenta que la hora de la comida es un tiempo exclusivo, no debes pensar en trabajo o en temas que te puedan estresar. También puedes mascar las suficientes veces hasta dejar los alimentos triturados.

Fuente: El Espectador y Cromos