Adiestramiento
Cómo identificar y actuar frente a los gruñidos de tu perro
No todas las veces que tu perro gruñe es señal de ataque y siempre existe una manera correcta de guiar ese tipo de expresión en los caninos.
Lo que significan los gruñidos de los perros, Adiestramiento

Es común escuchar que cuando un perro gruñe es porque está listo para atacar, siendo un mecanismo de advertencia. Lo cierto es que no siempre es así, pues los gruñidos también suelen hacerlo en contextos agradables para ellos, y en los casos en los que seguimos dándole rienda a lo que solemos creer sobre el comportamiento canino podríamos enfrentarnos a una mala educación del perro volviéndolo, incluso, un animal agresivo.

Reconociéndolo: Por ello es importante reconocer la intención y el ambiente en que tu perro gruñe, algunos perros gruñen mientras juegan ya sean solos o en manada, y pueden darse casos en que lo hagan para llamar nuestra atención y buscar que los consintamos o acariciemos. Entonces ¿cómo reconocer un gruñido de agresividad y no confundirlo con una expresión de amabilidad? En los casos en que el perro se lanza contra un rival que también nosotros podemos identificar es una actitud agresiva, y si tú como amo eres ese rival hay que corregir.

Puedes leer: Como un relojito: enseña a tu mascota a comer en horarios estipulados

Actuando: Una vez estemos seguros de la intencionalidad y el contexto en que gruñe el perro hay que actuar en consecuencia. Si se reprende a un perro durante el juego haremos que la mascota capte los momentos de juego como inseguro o amenazantes, convirtiéndolo en una mascota insegura y agresiva.

SI en un caso contrario el gruñido es por agresividad, lo que se busca en la corrección del perro no es que deje de hacerlo en el momento de gruñir, sino que no lo repita. Una vez detectemos cómo se dieron las cosas e identifiquemos si hubo alguna provocación, lo mejor será evitar poner el mismo estrés de nuevo sobre la mascota, quizá... el lugar donde estábamos ubicados, el momento en el que de pronto el perro comía o situaciones por el estilo.

Si el gruñido de un perro se convierte en un ataque no debes emplear la fuerza, pero sí mostrarte impositivo. Si te igualas al perro con violencia lo más probable será que el animal se estrese más.

Hay que comprender que la corrección de un perro no se da únicamente mediante una pauta física, también depende de nuestra relación corporal con la mascota, cuyos resultados son progresivos y no inmediatos.

Es importante que todo en cuanto a la conducta de tu mascota se lo transmitas al veterinario, él podrá sugerir con más precisión otras causas como molestias de salud que promuevan la agresividad en el perro.

Fuente: Si mi perro hablara y Mis animales.com