Cuidados
¿Casos gatunos imposibles? Tips para bañar gatos malcriados
¿Lo has intentado todo y no consigues bañar a tu gato? si tu caso es uno de esos imposibles, aquí te damos algunos trucos para asear a esos gatitos malcriados.
Tips para bañar a gatos malcriados, Mascotas

La mayoría de los gatos son temerosos al agua, y aún más si se trata de un baño, en algunos casos  si se acostumbran desde cachorros, la hora del baño no suele ser un proceso traumático. No obstante, pese a mil intentos algunos gatos son totalmente renuentes al agua y en ocasiones reaccionan con mucha agresividad ante cualquier cercanía al agua.

Un baño rápido con un cubo de hielo

Un truco para no renunciar a la higiene de tu gato es llevarlo a la ducha o bañeras y poner un cubo de hielo. Luego, sujetando sus patas delanteras con una mano, rueda el cubo de hielo con unas gotas de jabón para gatos diluido en agua; así tu gatito irá acostumbrándose al agua lentamente sin alterarse. Con la otra mano y un poco de agua tibia retira el jabón lo más rápido posible. Lo ideal e que este proceso dure de 5 a 8 minutos.

El truco del rociador

Utilizar un rociador de esos del tipo de presión o bomba manual, pero que sea lo más silencioso posible; llena el rociador con agua tibia y jabón. Sujeta la gato y rocíalo con la mezcla, después con una toalla húmeda retira el exceso de jabón y luego procede a secarlo con otra toalla seca o un secador que no haga demasiado ruido para evitar que se altere.

consejos para bañar a gatos malcriados, Mascotas

Baño en seco 

Otra opción para eso gatos difíciles y gruñones es el baño sin agua recurriendo al uso de productos que limpian y desengrasar el pelaje del gato. En el mercado hay muchos productos, se trata de probar alguna marca de confianza y ver qué resultados nos da. 

El truco de las esponjas 

Moja una o varias esponjas de baño en una infusión de  manzanilla (poner a hervir en una olla agua con flores de manzanillas) luego pasa la esponja sobre el pelaje de tu gatito. No es necesario enjuagar pues la infusión tiene efectos positivos sobre el pelo y la piel del gato ayudando a tonificar y a refrescar. Este truco es muy útil para esos casos en los que el gato es totalmente aberrante al agua, además ayudará a que se acostumbre a esta progresivamente. Ten en cuenta que este proceso será más agradable para tu gatito si le dedicas unos segundos a hablarle mientras le dejas oler la esponja.